lunes, 9 de febrero de 2015

Fotos - Imprimir en madera Genial







1- Material necesario

Fotografía impresa en impresora láser (Un par de días antes debemos recordar enviar el archivo a nuestra tienda de impresión y darles especificaciones).

Madera del mismo tamaño que la foto (en la carpintería, algún resto de puerta o contra de ventana vieja que hayamos encontrado… El tipo de madera dependerá de tu imaginación y creatividad.

Gel medio (es un tipo de sustancia acrílica que se utiliza para dar más consistencia a la pintura. Lo encontraremos en tiendas de manualidades).

Pincel para aplicar el gel medio a la madera.

Espátula para extender bien el gel

Pigmento por si queremos dar una tonalidad específica a la foto (opcional).

Lija para madera

Cera suave para suavizar y sellar la imprimación.





2- Elegir la fotografía

Es el primer paso obvio. Elegimos una imagen de nuestra galería fotográfica. Debemos tener en cuenta que al transferir la imagen a la madera la resultante será una imagen reflejada de la original, haciendo una especie de efecto espejo, por lo que debemos meditar antes de imprimir si queremos imprimirla “reflejada” para que luego quede transferida la forma “original”.

El que se imprima en impresora láser es importante, ya que con las de inyección de tinta el transfer no funciona.

Elegir la pieza de madera.

Una vez tenemos la fotografía elegiremos la pieza o piezas de madera donde queremos tener nuestra imagen. Si elegimos varias piezas para luego hacer composiciones originales deberemos fijarlas bien entre si antes de colocar la foto.



3- Aplicar el gel medio

Este paso es importante. Debemos aplicar una sola capa de gel a toda la superficie de la madera, que no sea demasiado delgada porque puede que no se pegue el papel en alguna zona, pero tampoco excederse, porque será difícil conseguir la transferencia. Así que, con cuidado, trata de extender una capa con el pincel y después hacerla uniforma con la espátula.



4- Colocar la imagen

Una vez tenemos la capa uniforme de gel medio sobre la madera, ha llegado el momento de colocar la fotografía con la impresión mirando hacia la madera. No es sencillo, es el mismo tipo de pesadilla que ponerle el plástico protector al teléfono o la tablet, así que cuidado con las burbujas. Pueden usar, con cuidado de no romper el papel, una tarjeta de plástico, una regla, un rodillo… para eliminarlas.

Ya está, ahora tenemos que dejarlo toda la noche secando y al día siguiente…



5- Eliminar el papel

Para retirar el papel tendremos que mojar con agua la superficie y empezar a eliminarlo o con nuestros dedos o con un trapo (la mano funciona mejor). Algunas partes se desprenderán fácilmente, pero en otras será más complicado y cansado. A lo mejor incluso tenemos que repetir el proceso. Pero bueno, vamos viendo poco a poco cómo nuestra foto va apareciendo transferida a la madera.





6- Terminar el proceso

Ya está. Podemos terminar el proceso aplicando algún tipo de pigmento con un trapo para envejecer la foto o darle una tonalidad específica, lijamos los bordes para eliminar el exceso de gel y aplicamos la cera suave para sellar la impresión. Lo haremos con un pincel y aplicaremos una capa fina sobre la impresión. Dejamos que seque y la pulimos con un paño para alisarla.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario