miércoles, 2 de diciembre de 2015

Todo sobre #Pilas y su #Reciclaje




Antes que nada… en Argentina las pilas desechables no se reciclan. Por eso recomendamos guardarlas en una botella plástica o frasco de vidrio debajo de la bacha de la cocina, lavadero o junto con los productos de limpieza, hasta que haya una solución.



Hasta entonces, recomendamos usar pilas recargables. Estas tienen muchos ciclos de carga y además si son reciclables!







Algunas recomendaciones:
– Reducir: la mejor solución para las pilas es usarlas lo menos posible, priorizar aparatos que se conecten a la red eléctrica. Así, no sólo evitamos que las pilas contaminen como un residuo, sino que evitamos su producción, la minería, el transporte y el empaquetamiento, que contaminan aún más que la pila misma como desecho.
– Si no podés evitar su uso, comprá pilas recargables. Cuestan más pero duran 300 veces más que las comunes y además son reciclables
– A las pilas recargables, descargarlas por completo antes de volverlas a cargar para evitar el efecto memoria y así extender su vida útil.
– No compres pilas piratas sin marca, ya que no pasan por ningún tipo de control y contaminan mucho más.
– Las pilas primarias que cumplen con la Ley  26.184 indican: “0% Hg”, “Sin agregado de Hg” o “Sin agregado de mercurio”. No adquirir pilas que no contengan indicaciones respecto de su contenido de mercurio.
– Una vez gastadas no las tires al suelo, agua ni las quemes!

– NO recomendamos los proyectos que proponen incluirlas en construcciones,  ya que hay casos de explosiones o grietas en la estructura que permiten que se liberen al ambiente todos los materiales tóxicos.
– Tampoco recomendamos los proyectos de recolección de pilas en colegios, hospitales, etc. donde no se sabe el destino final de estos residuos tan tóxicos.
– Antes de dar por finalizada la vida útil de una pila, probar en el control remoto, muchas veces se pueden seguir usando en elementos de menor consumo.
– Si tenés pilas agotadas en tu casa, podés guardarlas en envases de vidrio o plástico, lo más densos posibles, bien sellados y fuera del alcance de los niños.
– A las pilas recargables, descargarlas por completo antes de volverlas a cargar para evitar el efecto memoria y así extender su vida útil.
– No compres pilas piratas sin marca, ya que no pasan por ningún tipo de control y contaminan mucho más.
– Las pilas primarias que cumplen con la Ley  26.184 indican: “0% Hg”, “Sin agregado de Hg” o “Sin agregado de mercurio”. No adquirir pilas que no contengan indicaciones respecto de su contenido de mercurio.
– Una vez gastadas no las tires al suelo, agua ni las quemes!
– NO recomendamos los proyectos que proponen incluirlas en construcciones,  ya que hay casos de explosiones o grietas en la estructura que permiten que se liberen al ambiente todos los materiales tóxicos.
– Tampoco recomendamos los proyectos de recolección de pilas en colegios, hospitales, etc. donde no se sabe el destino final de estos residuos tan tóxicos.
– Antes de dar por finalizada la vida útil de una pila, probar en el control remoto, muchas veces se pueden seguir usando en elementos de menor consumo.
– Si tenés pilas agotadas en tu casa, podés guardarlas en envases de vidrio o plástico, lo más densos posibles, bien sellados y fuera del alcance de los niños.



Hay luz al final del camino:
En el año 2012 un grupo de científicos argentinos, crearon una Planta Piloto Multipropósito (Pla Pi Mu) ubicada en Camino Centenario y 506, La Plata, con el objetivo puesto en el tratamiento y recuperación de pilas alcalinas y de zinc y manganeso agotadas. Al 2015 esa planta piloto tiene capacidad para reciclar entre ochenta y cien kilos de pilas al mes, y la idea está en proceso de conseguir su patente: habría empresas y municipios interesados en comprarla. ¿Cuáles serían los beneficios de que se expandiera por todo el país? Desde menos baterías arrojadas a los rellenos sanitarios hasta una reducción del uso de metales vírgenes en la producción de baterías.
El proceso de reciclado consiste en: separar la carcasa del bióxido de manganeso y zinc que hay en su interior. Se ataca cada uno de los componentes con ácido sulfúrico -producido en la propia planta sin contaminación- y luego, mediante un método llamado lixiviación, que sirve para disolver sus iones, recuperan ambos componentes hasta dejarlos listos para su reutilización.
Lamentablemente es una planta piloto y todavía no puede tratar las 10 pilas que consume el argentino promedio por año, por eso hay que esperar hasta que puedan tratar más volumen.

Algunos datos sobre las pilas alcalinas:
– En promedio en Argentina una persona consume 10 pilas al año. Las cuales terminan en rellenos sanitarios o basurales a cielo abierto, contaminando el agua, el aire y el suelo.
– Una pila primaria alcalina puede llegar a contaminar 167.000 litros de agua.
– El 30% del contenido de una pila son químicos tóxicos. El contacto con estos metales como el Mercurio, Plomo, Cadmio y Zinc pueden provocar graves enfermedades.
– Producir una pila consume 50 veces más energía de la que la pila representa.

Más datos sobre pilas en: www.SacateLasPilas.com.ar



No hay comentarios.:

Publicar un comentario